La Seminci busca la mejor película española de los últimos 60 años


La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) también busca películas, aunque en este caso no perdidas, si no las mejores películas españolas de los últimos 60 años. Para ello ha convocado una encuesta por internet, en la que se podrá votar a partir del 3 de septiembre y se sortearán entre los participantes tres abonos para el certamen.

La encuesta se convoca de manera conjunta con la marca de automóviles Renault, al cumplirse los 60 años de la instalación de la multinacional en Valladolid, ha informado este viernes la organización de la Seminci.

Los internautas podrán votar, hasta las 10.00 horas del próximo martes, a través de la web del festival, 'www.seminci.es', donde se puede encontrar una selección de cien películas, aunque también existe la opción de proponer otras cintas que no estén en la lista.

Los participantes optarán a tres abonos para acudir a las proyecciones de la Sección Oficial del festival, que se celebrará del 19 al 26 de octubre de este año.

Además, está prevista una encuesta similar entre periodistas y críticos de cine españoles.

El resultado del sondeo se dará a conocer el próximo 10 de octubre, en el acto de presentación de la 58 edición de la Seminci en Madrid.

El 25 de octubre, víspera de la clausura de la 58 edición de la Seminci, se entregará un trofeo conmemorativo a un representante de la película más votada, que será proyectada.  

Exposición: "Georges Méliès. La magia del cine" en Madrid hasta el 8 diciembre de 2013


La exposición 'George Méliès. La magia del cine' propone un recorrido por la obra del considerado 'el primer mago del cine', Méliès. La muestra presenta la diversidad de la obra del cineasta y su valor en la evolución de la historia del cine, recientemente redescubierta al gran público gracias a la película de Martin Scorsese 'La invención de Hugo'.

Gran parte de los objetos presentes en la exposición pertenecen a la Cinémathèque Française, que posee la mayor colección vinculada al cineasta, que incluye proyecciones, aparatos cinematográficos en funcionamiento, la primera cámara de Méliès o el vestuario original de 'Viaje a la Luna', que podrán verse en la muestra.

Esta exposición explica por primera vez las raíces culturales, estéticas y técnicas del cineasta, demostrándose que los orígenes del mundo creado por el artista se hallan en los propios orígenes del cine: sombras animadas, linterna mágica, ilusionismo, magia y fantasía.

«Las películas tienen el poder de capturar los sueños.» Georges Méliès (1861-1938) introdujo la magia y la ficción en el cine cuando este aún daba sus primeros pasos y era prácticamente solo documental. La contribución del cineasta francés al séptimo arte es fundamental. Fue dibujante, mago, director de teatro, actor, decorador y técnico, así como productor, realizador y distribuidor de más de 500 películas entre 1896 y 1912. Reinó en el mundo del género fantástico y del trucaje cinematográfico durante casi veinte años antes de caer en el olvido y la ruina económica, que le llevaron a destruir los negativos de todas sus películas.

La Obra Social ”la Caixa” presentará "Georges Méliès. La magia del cine", la primera gran muestra en nuestro país dedicada al primer ilusionista del cine. La exposición profundiza en las raíces culturales, estéticas y técnicas de Méliès a partir de más de 400 objetos: películas, fotografías, dibujos, pósteres, aparatos originales de la época, vestuario, maquetas y documentación. Se proyectan 21 filmes, con especial atención por Le voyage dans la Lune (1902).

La muestra se ha llevado a cabo con la colaboración de La Cinémathèque Française, que cuenta con la colección más importante a escala mundial de objetos de Méliès. La exposición se completa con una amplia y renovada programación de actividades complementarias, entre las que destacan proyecciones de filmes con música en directo y una actividad participativa para que los visitantes creen sus propias películas inspirándose en los trucajes de este maestro del séptimo arte.

Marion Cotillard


Ojalá nunca una de sus películas esté perdida, pero no podemos disimular nuestra devoción por Marion Cotillard, ganadora de los premios Óscar, BAFTA, César y Globo de Oro por su interpretación de Édith Piaf en la película La vida en rosa. Y con una actuación exageradamente maravillosa en De óxido y hueso, que marca una línea roja entre lo que es una estrella que brilla con luz propia y las que son buenas actrices.



Los ojos de Marion Cotillard pueden sustentar pos si solos cualquier película. Tiene esa cualidad especial de las estrellas del Hollywood clásico que tanto escasea en nuestros días, una maravillosa presencia y una naturalidad innata que le posibilita despojarse de todo brillo, de todo arreglo cinematográfico para resplandecer con más fuerza.



Cinematográfica Daroca, la mejor colección de proyectores de cine mudo del mundo




La Colección Cinematográfica Daroca está formada por una gran cantidad de aparatos cinematográficos, accesorios y material publicitario. Elementos originales propiedad de la antigua empresa Cinematográfica Daroca que se han conservado en perfectas condiciones tras su cierre hace casi medio siglo. Dentro de la colección destacan por su importancia la colección de proyectores de cine mudo, por ser la más importante y completa que se conserva en el mundo.

Cinematográfica Daroca fue una empresa fundada en 1918 por el zaragozano Jesús Daroca Plou, y dedicada principalmente a la distribución y exhibición de cine. Este pionero se formó en el campo de la cinematografía en Barcelona durante las primeras décadas del siglo XX. Cuando esta ciudad era la capital de la incipiente industria del cine en España.

Más información en: Cinematografica Daroca

Buster Keaton y sus películas escondidas



Buster Keaton fue muy previsor y guardó copias de sus películas para preservarlas. Esto no se supo hasta que en 1952 el actor James Mason, que había comprado la mansión de Keaton en Hollywood, descubrió una estancia oculta con las latas de películas. 

También por una compra en Ebay se descubrió una copia de El herrero en 9,5 milímetros con un inicio distinto e intertítulos en francés, parece ser que era una copia previa a la final, de 1921, y Keaton, insatisfecho con el resultado, decidió filmar varias partes de nuevo, pero esta copia ya había salido para Europa, y no la recuperaron.

El cementerio de Sad Hill, El Bueno, el Feo y el Malo



No solo existen películas perdidas, a veces también hay "escenarios perdidos", por eso no he podido evitar traer hoy aquí a Sad Hill, el cementerio que aparece en la escena final de la película El Bueno, el Feo y el Malo (1966) del gran director Sergio Leone, la obra cumbre del llamado spaghetti western.

Este escenario mítico está situado en la provincia de Burgos, en el valle del río Arlanza entre las localidades burgalesas de Covarrubias y Salas de los Infantes.




Todavía quedan recuerdos de algunos de los escenarios que tuvieron que levantarse para convertir este paraje en un rincón perdido de Nuevo México en el que tres pistoleros se disputaban el oro escondido en una tumba del cementerio de Sad Hill.

El Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas (CAS) ha ideado una ruta que recorre los escenarios de la película. Partiendo de Salas de los Infantes, nos dirigimos hacia Burgos por la carretera N-234 hasta llegar a Hortigüela, donde nos desviamos hacia Covarrubias. Después de unos 3,5 kilómetros y de un giro a la derecha, llegamos al escenario de la “Batalla del Puente de Langstone”, donde se puede reconocer a la derecha de la carretera una zona pelada de vegetación donde se situaron las trincheras, y al otro lado del río Arlanza, la entrada de un vallejo donde iba a coincidir el puente.

Un kilómetro más adelante llegamos a las ruinas del Monasterio de San Pedro de Arlanza, donde se rodaron los interiores de la “Misión de San Antonio”. Continuando por la carretera y justo antes de cruzar el segundo puente sobre el Arlanza, en Fuente Tubilla, tomamos el camino que sale a la izquierda en dirección a Contreras. Durante los siguientes ocho kilómetros, nos hallaremos inmersos en un paisaje feraz, y después de cruzar las Tenadas de Valcárcel llegamos a Contreras. Ahí tomamos la pista que va hacia Santo Domingo de Silos, que se introduce por un vallejo que va ascendiendo hasta los 1.150 metros de altitud, donde se abre un gran valle flanqueado al norte por el farallón calizo de La Peña de Villanueva o Carazo, y al sur por Los Cuetos. Justo donde comienza ese valle y cruzando una puerta con cancela, se sitúa la escena del “Cementerio de Sad Hill”. Aún pueden observarse multitud de montículos de vegetación de lo que fueron las tumbas, formando círculos concéntricos. Desde aquí nos podemos aventurar a dar un paseo a pie si tenemos tiempo y recorrer los 6 km. que separan este escenario del otro donde se rodó “El Campamento-Prisión de Betterville” en Carazo.




Este video que he encontrado en youtube es una maravilla que compara las escenas de la película con esos mismos lugares en la actualidad. Sería fantástico recuperar las 6.000 tumbas que se colocaron para el rodaje, creo que convertirán a este lugar de Burgos en una zona muy visitada por os amantes del cine.

Georges Méliès, ‘Viaje a la Luna’



En la inauguración en Madrid de la exposición antológica sobre Georges Méliès, su bisnieta, Madeleine Malthête, que lucha por el legado del cineasta, recordó cómo había encontrado películas de su bisabuelo en un gallinero belga, incluida una parte de ‘Viaje a la Luna’, que permitió su restauración en color, su formato original.

Gran parte de la obra de Méliès se encuentra actualmente desaparecida, así que todavía existe la esperanza de hallar alguna más de sus películas perdidas.

‘Viaje a la Luna’ es un film de 1902 de ciencia ficción dirigida por Georges Méliès y escrita en compañía de su hermano mayor Gaston Méliès. Está basada en dos grandes novelas literarias, que son: "De la Tierra a la Luna", de Julio Verne y "Los primeros hombres en la Luna", de Herbert George Wells.

Es una de las películas más trascendentales de la historia, y la crítica de cine la reconoce como la más importante de las creaciones cinematográficas de Georges Méliès y de la ciencia ficción. Además es, en cierto modo, el primer filme de ciencia ficción de la historia del cine.

La imagen de la cara de la Luna recibiendo el impacto de un cohete espacial disparado por una bala de cañón, es uno de los planos más conocidos de la historia del cine.


Le Giornate del Cinema Muto


Cada año, desde 1999, la primera semana de octubre se celebra Le Giornate del Cinema Muto en Pordenone (un pueblo de 50.000 habitantes próximo a Venecia), el certamen proyecta una selección de películas de las primeras décadas del celuloide en versiones restauradas y con acompañamiento musical en vivo. Por su programación han pasado títulos de Dreyer, Chaplin, Dziga Vertov y Buster Keaton, entre otros clásicos silenciosos.

Una festival fantástico para descubrir alguna película perdida, de hecho, se han proyectado varias a lo largo de su etapa.

Más información: Le Giornate del Cinema Muto

The Day the Clown Cried: salen a la luz escenas de una nueva película perdida.




Parece increíble, pero es cierto. Solo unos días después del hallazgo del debut inédito de Orson Welles, han aparecido en internet fragmentos de otra película perdida muy famosa: The Day the Clown Cried, film que Jerry Lewis realizó y protagonizó en 1972 sobre un payaso en el Holocausto nazi y que, después de unas desastrosas pruebas con público, decidió no estrenar. La cinta se creía perdida para siempre hasta hoy.

Esta película perdida cuenta con una pequeña aparición de Serge Gainsbourg. The Day the Clown Cried era la historia de Helmut Doork, un payaso que acaba en un campo de concentración por hacer una parodia de Hitler y que se encarga de conducir a los niños a la cámara de gas.

Fue el gran proyecto de Jerry Lewis, quien para caracterizar al personaje adelgazo más de 15 kilos a base de comer solo uvas durante 6 semanas. Desgraciadamente, las pruebas con el público tuvieron una respuesta desastrosa, tanto que Lewis decidió no estrenarla nunca. 

Jerry Lewis llegó a decir sobre ella: «Era mala y era mala porque yo había perdido la magia. Nunca la veréis. Nadie la verá jamás, porque me avergüenzo por un trabajo pobre».

Los actores involucrados en ella han guardado siempre silencio; sólo contadas personas cercanas a Jerry pudieron ver extractos. 

Os dejamos el vídeo que se ha filtrado con escenas de The Day the Clown Cried, con subtítulos en flamenco, y una making off.

El Museo de fotografía y cine George Eastman House



El George Eastman House es el museo de fotografía y cine más antiguo del mundo. Situado en Rochester, (Nueva York), ubicado en la que fuera residencia de Eastman Kodak y está considerado como el museo fotográfico más antiguo del mundo.

Como herencia de George Eastman fue confiada a la Universidad de Rochester que tras la segunda guerra mundial pasó su gestión a una fundación. Así la idea de crear un museo se inició en 1947 con el objeto de guardar y preservar la historia de la fotografía y el cine. En 1949 abrió sus puertas al público.

Cuenta con una colección de 400.000 fotografías de más de 8.000 fotógrafos y con una de las mayores colecciones dedaguerrotipos con unos 3.500. Asimismo tiene gran parte del legado de Alfred Stieglitz que fue donada por su viuda y asciende a unas 4.300 obras así como gran cantidad de las obras de Steichen.

Prácticamente todos los grandes fotógrafos que han surgido en los últimos 50 años están representados, a pesar de las cambiantes realidades del mercado fotográfico dictan una mayor selectividad en la adquisición de obras que nunca antes.[cita requerida] Destacados fotógrafos contemporáneos incluyen Steve McCurry, Robert Frank, James Nachtwey, Sebastião Salgado o Manuel Rivera-Ortiz. Es un hito histórico nacional de los Estados Unidos desde el 13 de noviembre de 1966.


Una visita a parte merecen sus extraordinarios jardines.

Más información: George Eastman House

"Too much Johnson", hallada la famosa perlícula perdida de Orson Welles



El mundo enteros e ha conmocionado con el hallazgo de Too much Johnson, primera película de Orson Welles, rodada tres años antes que Ciudadano Kane. Una película perdida para todos, incluido el propio Welles. La cinta perdida, ha sido encontrada en la pequeña localidad italiana de Pordenone y minuciosamente restaurada en Holanda y Estados Unidos. Too much Johnson verá la luz en octubre, como ayer anunció en su portada digital The New York Times.

Too much Johnson es una comedia muda loca, rodada 1938 para proyectar junto a una obra de teatro del mismo título. El proyecto acabó en fracaso y la película quedó sin terminar y en el olvido. Tres meses después del batacazo, Welles se hizo tremendamente famoso con tan solo 23 años, gracias a su programa de radio La guerra de los mundos y tres años después, en 1941, llegaría su primera obra maestra, Ciudadano Kane.

La pista de Too much Johnson se había perdido hace décadas en la propia España, donde Orson Welles creía que se había quemado durante un incendio en su casa de Madrid. La película llevaba décadas abandonada en Pordenone, precisamente una ciudad que es conocida por su festival de cine dedicado solo a películas mudas. 

La caja quedó en el olvido hasta que el olor a vinagre se hizo insoportable; las películas de nitrato al envejecer padecen lo que los expertos llaman síndrome acético. Fue entonces cuando decidieron comprobar que se ocultaba en aquellas latas paquete y vieron que algunos rollos llevaban escrito ‘Welles’.

Tras la restauración llevada a cabo por la George Eastman House, colaboración con la Cineteca del Friuli y Cinemazero (la cineteca donde fue hallada), Too Much Johnson se estrenará el 9 de octubre en las Jornadas de Cine Mundo de Pordenone y siete días más tarde en Nueva York.

The Divine Woman, película perdida de Greta Garbo



Película muda, protagonizada por Greta Garbo, que podemos considerar como una película perdida solo en parte, ya que se conserva un rollo de nueve minutos de duración. Se trata de una adaptación de las memorias de la actriz de teatro francesa Sarah Bernhardt. 

El fragmento que se conserva sólo muestra la despedida del novio de la protagonista, que es llamado a combatir en el frente.

Meyer aus Berlin, la película perdida de Lubitsch



La película Meyer aus Berlin, comedia del director alemán Ernst Lubitsch se creía perdida hasta que encontrada en el Museo del Cine de Amsterdam en 1990. Después, fue presentada en la IX edición de las Jornadas de Cine Mudo de la localidad italiana de Pordenone. 

Lubitsch, uno de los grandes de la historia del cine, Meyer aus Berlin, producida en 1919 por la casa cinematográfica germana Union Film, es una película cómica con una actuación del mismo Lubitsch en el papel del judío berlinés Sally Meyer, personaje que repitió en otros filmes de humor.

Un hombre que quiere pasar un fin de semana lejos de su mujer finge estar enfermo. El médico le receta unos días en el campo, y él se disfraza de tirolés para iniciar una serie de desastrosas conquistas amorosas. Penúltima película de Lubitsch como actor.


The Sergeant, la película perdida rodada en el Valle Yosemit



The Sergeant, de la Selig Polyscope Company, producida en 1910 fue una de las primeras historias filmadas in situ en el Valle Yosemite. Esta película, de un solo rollo, muestra la magnificencia del territorio antes de la creación del Servicio de Parques Naturales, cuando los que mantenían el orden eran los soldados de caballería del Ejército de Estados Unidos, y esta presencia militar es el trasfondo de la película.

Fue una de las 75 películas del cine mudo perdidas descubiertas en Nueva Zelanda en 2010.

Un sargento lleva a la hija del coronel de paseo a caballo a lo largo del río Merced. Cuando un renegado roba los caballos se ven obligados a volver a pie al cuartel general, perdiéndose por el camino. 


'Upstream', la película perdida de John Ford


En 2009 Brian Meacham, de los archivos de la Academia de Artes y Ciencias del Cine en Los Ángeles (EE.UU.), visitó a Steve Russell, director del Archivo Cinematográfico de Nueva Zelanda. Éste le informó que el archivo neozelandés guardaba decenas y decenas de películas estadounidenses que databan de las décadas de los años diez y veinte y que habían quedado en Nueva Zelanda porque en aquellos tiempos los estudios consideraron que el flete de regreso era muy caro.

En junio de 2010 la Fundación Nacional para la Preservación del Filme (NFPF) anunció el retorno a EE.UU. de 75 películas de esas películas, y entre ellas una joya, 'Upstream', la última película muda de John Ford y que se creía irremediablemente perdida. Desde ese momento se inició la restauración del filme, que culminó en una premiere realizada el pasado 1 de septiembre en el Samuel Goldwyn Theater de Beverly Hills.

Hay que tener en cuenta que, de las alrededor de 60 cintas que Ford rodó entre 1917 y 1926, sólo se conservan una decena.

La película causó un auténtico revuelo en su reestreno, es una comedia loca que nos narra la historia de un triángulo amoroso que transcurre entre bastidores en el que Nancy Nash y Earle Fox, interpretan a una actriz de un espectáculo de lanzamiento de cuchillos y un actor de obras de Shakespeare, respectivamente.

Earle Foxe, es un actor engreído y último exponente de una larga saga de actores famosos, del estilo de los Barrymore. Pero aunque él no lo crea es muy mediocre, hasta el punto que en Nueva York no tiene ninguna repercusión e incluso es objeto de cierta mofa. El motivo que ocasiona las burlas es que su amaneramiento es evidente, tanto en el escenario como fuera de él.

Esta es la primera gran sorpresa de la cinta, ya que no existe ningún personaje gay en el resto de la filmografía que se conserva de Ford, sus personajes masculinos protagonistas se suelen caracterizar por ser "tipos duros".

Os dejo este enlace con un análisis magnifico de la película

London After Midnight: La película perdida más famosa de la historia.



London After Midnight es una película muda dirigida por Tod Browning, estrenada en 1927 y protagonizada por Lon Chaney. Después de Nosferatu, es la segunda película en la historia del cine que tiene entre sus personajes un vampiro. Es una película perdida ya que la última copia, guardada en un almacén de la MGM, se destruyó durante un incendio en 1967.

Se la considera "la película perdida más famoso de la historia" y os preguntaréis por qué este honor. 

El hecho de estar protagonizada por el mítico actor de "El Fantasma de la Opera (1925)", Lon Chaney y dirigida por el oscuro director Tod Browning, que había dirigido Drácula (1931) y la fantástica "Freaks. La Parada de los Monstruos (1932)", esto ya la hacían mítica a pesar de no poder visionarse.

Pero gran parte de la culpa de su fama se la tenemos que dar a Forrest J. Ackerman, que a través de su revista de terror orientada a adolescentes la alabó a lo largo de los años, publicando estupendas fotos fijas. 

Sin embargo, eso no era suficiente, tenemos otras muchas películas de genios perdidas y no llegan al rango de London After Midnight. Lo que ocurre es que, a pesar de ser una película declarada perdida, a finales de los años sesenta, comenzaron a circular rumores de que un "coleccionista privado" poseía copia del filme. ¿Y si no era una película perdida?

Aunque parezca extraño, hay informaciones que apuntan a que la película perdida más famosa del mundo no solo no estaba perdida, sino que estaba a la venta. En los años setenta el Blackhawk Films, que era una de las mejores fuentes de películas mudas de la época, mostró en 1973 la disponibilidad de London After Midnight en el paquete de la colección de películas de Lon Chaney. Solo apareció ese año. Otro hallazgo más reciente, apunta que hasta llegó a proyectarse en televisión en 1975. No sabemos si es verdad, pero esto no hizo si no crecer su leyenda.

El más persistente rumor sobre London After Midnight es que un coleccionista posee la película y que está esperando hasta la expiración de los derechos, en el 2002. London After Midnight pasará a dominio público en el 2022. 

La última vez que se constató la existencia de la película fue en 1955, cuando MGM comprobó que la película estaba archivada en el depósito 7, y ese mismo depósito se quemó en 1967. Todos los nitratos de MGM fueron más tarde donados a la Casa Eastman, pero para entonces ya no estaba ni la copia ni el negativo de la película.MGM hizo una búsqueda mundial cuando tomó la decisión de salvaguardar sus nitratos, durante los "70" y no se encontró nada.

Juana de Arco (1928), una película perdida hallada en un psiquíatrico noruego.


La pasión de Juana de Arco dirigida por Carl Theodor Dreyer y protagonizada por Renée Jeanne Falconetti en 1928 se creía una película perdida que había sido destruída por un incendio, hasta que una copia fue hallada en 1981 en una institución mental norugega. 

La película estaba completa y sin cortes. Cuatro años más tarde, la Cinematheque Française completó su restauración. 

Una película perdida en la basura: The Flying Doctor


The Flying Doctor de Miles Mander era una película perdida hasta que en una limpieza de edificios en Sydney se descubrió un contenedor con películas. 

Los trabajadores entraron a explorarlo con una antorcha, y milagrosamente, el nitrato fílmico no prendió, un auténtico milagro. Después de examinarlo decidieron tirarlo al camión de basura. 

Un oficinista vio el camión pasar lleno de rollos de películas y lo paró Consiguió salvar ocho de los nueve rollos de la película.

La suerte no terminó ahí, dos años después, en un increíble golpe de suerte, se descubrió otra copia de la película que contenía el rollo que faltaba.

Uno de los hallazgos con más suerte tuvo en esta historia de las películas perdidas. 

Un "detective del celuloide". El descubrimiento de la versión completa de "Metrópolis"




En 2011, Fernando Martín Peña publicó un libro donde explica el descubrimiento del verdadero "Santo Grial" del mundo de los cinéfilos: una copia de la versión completa del monumental film "Metrópolis", de Fritz Lang. La noticia se hizo mundialmente conocida en 2008, aunque Peña, para entonces, llevaba varias décadas tras la pista.

En el cuenta la historia de la película perdida desde su exhibición en Argentina en la década del 20 hasta el reestreno en el Festival de Berlín del 2010 y proyección de su versión restaurada más una retrospectiva de su director en el MALBA. Como una novela policial, el libro, nos lleva a recorrer la historia de este lost film perdida desde su desembarco en los cines porteños de la década del ‘20 hasta el reestreno del film completo en la edición 2010 del Festival de Berlín.

Fernando Martín Peña, nació en Buenos Aires en 1968. Egresó en 1991 de la escuela de cine del Instituto Nacional de Cinematografía, donde se especializó en Investigación y Crítica. Docente y periodista, codirigió la revista Film. Con Octavio Fabiano fundó la Filmoteca Buenos Aires, entidad dedicada a la preservación y difusión del cine. Ha publicado, entre otros, los siguientes libros: Gag: La comedia en el cine, René Mugica, Cine de súper acción (en colaboración con Diego Curubeto), El cine quema: Raymundo Gleyzer (en colaboración con Carlos Valli­na) y El cine quema: Jorge Cedrón. Ideó y editó el libro Generaciones 60/90. Desde noviembre de 2004 hasta diciembre de 2007 fue director artístico del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI). Desde 2002 es responsable del área de cine del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba). Ideó y conduce, junto a Fabio Manes, el programa de TV Filmoteca - Te­mas de cine, emitido diariamente por Canal 7.  

"Un atrapador de ladrones", una película perdida de Chaplin


Una película en la que participó el genio del cine Charlie Chaplin -y que se creía perdida- fue estrenada en 2010 en un festival de cine en Estados Unidos, casi 100 años después de el rodaje. La película, "Un atrapador de ladrones", es un una comedia de 10 minutos que fue producida por los estudios Keystone en 1914. Charlie Chaplin fue una de las estrellas más famosas de su época, así que parece casi inconcevible que un filme con su protagonismo haya estado perdido por tanto tiempo.

El carrete con el acetato fue descubierto el año pasado por Paul Gierucki, un historiador y restaurador de cine en una venta de antigüedades, quien lo compró por US$100.

"Ví un baúl con varios carretes de películas de 16 milímetros. Abrí uno que no tenía título, lo desenrollé un poco y pude identificar que se trataba de una antigua película Keystone", comentó. "Mi corazón se detuvo cuando me di cuenta que no solo había descubierto una película perdida, sino una de las primeras apariciones fílimicas de Chaplin".

El historiador pensó que la cinta contenía simplemente otra comedia más de policías ineptos producidas en masa por ese estudio. Negoció el precio, se llevó la cinta a casa y ahí la dejó sin pensar mucho en ella. Pasaron meses antes de que decidiera sentarse a ver la proyección de la película. Fue cuando se dio cuenta de la importancia de su descubrimiento al ver como de entre unos matorrales saltaba a la escena una figura familiar con su bigote característico y movimientos nerviosos: Charlie Chaplin.

Buscando películas perdidas



Reproducimos el gran artículo de Mateo Sancho Cardiel (Efe) sobre "En busca de la película perdida". En 118 años de historia, el cine ha desarrollado su propia arqueología, que encuentra tesoros perdidos como el debut Orson Welles, 'Too Much Johnson', recién descubierta en Italia, o la opera prima de la que Kubrick renegaba, 'Fear and Desire', pero todavía busca filmes de Hitchcok, Lubitsch o Chaplin.

'En busca de la película perdida' podría titularse este juego metacinematográfico y varios son los Indiana Jones a la caza de ese celuloide en paradero desconocido y casi siempre con un buen guión que explica su desaparición.

El último de ellos, el italiano Paolo Cherchi Usai, cambia aquello de que 'Citizen Kane' es el mejor debut del séptimo arte, pues, en realidad, era la segunda cinta de Welles tras 'Too Much Johhnson', que el director abandonó en plena sala de montaje y había dado por perdida tras un incendio en su casa de Madrid en 1970, donde pensaba que se alojaba la única copia de la misma.

Encontrada en la localidad italiana de Pordenone, 'Too Much Johnson' era una comedia muda que, 75 años después de ser rodada y tras un complejo proceso de restauración, será estrenada el próximo 9 de octubre en Italia.

La historia recuerda a lo que sucedió en 2008 en los archivos del Museo del Cine de Buenos Aires, donde Fernando Peña encontró 30 minutos perdidos de la obra maestra del expresionismo alemán 'Metrópolis', de Fritz Lang. Estos fragmentos se habían dado por desaparecidos desde 1973 y completan la versión más cercana a la vista en el estreno en 1927 y que luego pasó por las censuras de la Alemania nazi y el Hollywood de la época. La película, la única considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto a 'Los olvidados', de Luis Buñuel, se estrenó restaurada y en versión completa por todo lo alto en plena Puerta de Brandeburgo en la Berlinale de 2010.

Una historia más casual afectó a la de la versión alternativa de 'Shadows', de John Cassavetes y piedra fundacional del cine independiente estadounidense, después de que en 2004 un profesor de la Universidad de Boston desvelara que había encontrado en la sección de objetos perdidos del metro de Nueva York la única copia del filme tal y como se estrenó en el Festival de Venecia en 1957.

Por su parte, Martin Scorsese lleva años dedicando parte de su tiempo, además de a producir obras maestras, a recuperarlas. "La mitad de las películas estadounidenses anteriores a 1950 y el 90% de las realizadas antes de 1929 se han perdido para siempre", aseguran en su Film Foundation, que ha recuperado verdaderas joyas de Georges Meliés o ha restaurado la cinta favorita de Scorsese, 'The Red Shoes'.

Algunos de esos títulos extintos habían recibido excelentes críticas, como la comedia de 1928 'The Patriot', de Ernest Lubitsch y con Emil Jannings, de la que no se tienen copias, o, también de ese año, la primera colaboración entre Greta Garbo y Victor Sjöstrom, 'The Divine Woman', que tatuaría a la actriz el título de "La divina" pero desapareció para siempre.

Un caso no tan antiguo tuvo como protagonista al mismo Orson Welles, aunque solo como actor. 'Where Is Parsifal?', que protagonizó junto a Tony Curtis y Peter Lawford, se vio en Cannes en 1984, se estrenó en algunos países pero luego se perdió inexplicablemente en los laberintos de la distribución, aunque en 2013 aparecieron copias en vídeo VHS en Australia.

A veces, las pérdidas han sido intencionadas. Stanley Kubrick definió su primera película, 'Fear and desire', como "un fallido ejercicio de cineasta aficionado. Una rareza completamente inepta, aburrida y pretenciosa" e intentó quemar todos sus negativos. Sin embargo, una copia que había quedado en el archivo de seguridad de Kodak arruinó su intención de situar 'El beso del asesino', mucho más digna de su talento, como su debut oficial.

Tampoco quedó constancia de una película a priori interesantísima: una versión de 'La gaviota' de Chejov dirigida al alimón por Charles Chaplin y Josef Von Sternberg. Ambos la odiaron y fue el director de 'The Gold Rush' el encargado de quemar los negativos para siempre.

En la época del Hollywood dorado, en cambio, eran los grandes estudios los que en ocasiones secuestraban películas europeas cuando querían hacer versiones en la Meca del cine.

Así sucedió con en 1930 con 'Le Jour Se Lève', de Marcel Carné y protagonizada por Jean Gabin, que la RKO convirtió en 'The Long Night' (1948), de Anatole Litvak y con Henry Fonda, aunque no lo lograron y ya en 1950 se encontraron copias de la versión francesa.

Y un caso similar fue 'Gaslight' (1940), la película británica de suspense que la Metro Goldwyn Mayer quiso neutralizar sin éxito para rodar en Hollywood el filme que reportó a Ingrid Bergman su primer Óscar en 1944.

En 2010, el British Film Institute publicó en su 75 aniversario la lista de 75 películas británicas perdidas más buscadas, lo que se tradujo en que algunas de ellas fueron encontradas, aunque no 'The Mountain Eagle', segundo filme de Alfred Hitchcock y que el director había descrito como "terrible" y "ridícula", lo que casi ayudó a convertirla en una gema perdida para los coleccionistas.

Finalmente, el director japonés Yasujiro Ozu se avergonzó de haber rodado en tono propagandista durante la Segunda Guerra Mundial el filme 'Deruhi e, Deruhi e' y él mismo se encargó de borrarla de un expediente marcado por los buenos sentimientos de "Cuentos de Tokio"

Rusia envía 10 películas perdidas a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos


El gobierno de Rusia ha enviado a la Biblioteca del Congreso copias digitalmente preservadas de 10 películas mudas que antes se pensaba que se habían perdido para siempre.

Según a la Biblioteca del Congreso, más de 80% de las películas estadounidenses desde 1893 a 1930 —época conocida como la era muda— ya no existen en Estados Unidos.

Como las películas de hoy que son distribuidas a teatros en todo el mundo, muchas de esas primeras películas mudas fueron distribuidas internacionalmente. En los últimos 20 años, la Biblioteca del Congreso ha descubierto algunos de los filmes perdidos en bibliotecas y en archivos internacionales, como el Gosfilmofond, el archivo fílmico estatal de Rusia.

"Un estudio publicado por la Biblioteca del Congreso en 1993 concluyó que la mayoría de películas de la década de 1920 sobreviven sólo en archivos fílmicos extranjeros", dijo el bibliotecario del Congreso James Billington. Él explicó que en los días de la primera etapa de cinematografía estadounidense, muchos estudios y teatros simplemente tiraban las películas viejas. Rusia, dijo, generalmente no las tiraba. Muchas de las películas fueron guardadas, haciendo posible que fueran preservadas para la restauración hoy en día.

Caroline Frick, curadora de películas del museo de fotografía y cine George Eastman House en Rochester, Nueva York, dijo que tales proyectos de repatriación son emocionantes, pues “una gran parte de la historia cinematográfica que todavía permanece desconocida porque muchas de las películas no existen”.

Frick explicó que la preservación digital rusa de las películas mudas estadounidenses es un ejemplo de cómo la preservación fílmica ha cambiado, especialmente en los últimos 10 años.

“Solía ser que preservabas en filme, pero ahora tenemos una variedad de formas, incluyendo hacer copias digitales para que las imágenes sean preservadas”.

Entre en las películas restauradas está el film de 1923 protagonizado por la estrella infantil Jackie Coogan, llamada Circus Days, sobre un chico que se escapa de su tía para unirse al circo; y Canyon of the Fools, protagonizado por la estrella de los westerns Harry Carey.

Billington aceptó las películas digitalmente preservadas en discos duros presentados por Vladimir Kozhin, jefe del Departamento Presidencial de Manejo y Administración de Rusia, en una ceremonia el jueves. Esas diez películas son las primeras de cientos que serán repatriadas eventualmente.

Las 10 películas presentadas el jueves, con sus estudios y el año de producción, son:

-- Valley of the Giants (Famous Players, 1919)

-- You're Fired (Famous Players, 1919)

-- The Conquest of Canaan (Famous Players, 1921)

-- Kick In (Famous Players, 1922)

-- The Call of the Canyon (Famous Players, 1923)

-- Canyon of the Fools (R-C Pictures, 1923)

-- Circus Days (First National, 1923)

-- The Eternal Struggle (Metro Pictures, Louis B. Mayer, 1923)

-- The Arab (Metro, 1924)

-- Keep Smiling (Monty Banks, 1925)

Fuente: CNN

Encuentran en Italia una película perdida de Orson Welles



Una película muda inédita del director Orson Welles que se creía perdida ha sido hallada en Italia. El film, de 1938, ha sido restaurado y se estrenará en octubre próximo, según ha anunciado el museo internacional de fotografía y cine George Eastman House. Se trata de Too Much Johnson, un film que Welles pretendía utilizar de forma conjunta para una adaptación de una obra teatral pero que nunca llegó a ser estrenado y quedó inconcluso, explicó el museo con sede en Rochester (Nueva York) en un comunicado.

El film del genial cineasta y actor estadounidense fue hallado en un depósito en Pordenone (Venecia-Friuli, al noreste de Italia) por personal del centro de arte Cinemazero. Too Much Johnson fue realizado para el Mercury Theatre, la célebre compañía teatral fundada por Orson Welles (1915-1985) y el productor John Houseman. Actúan en él Joseph Cotten y la por entonces mujer del cineasta, Virginia Nicholson, entre otros.

Cinemazero entregó la copia hallada de la película a uno de los grandes archivos italianos de cine, La Cineteca de Friuli, desde donde fue transferida a la George Eastman House para ser restaurada. Hasta ahora se creía que la única copia conocida de Too Much Johnson se había perdido en un incendio que destruyó la casa de Orson Welles en las afueras de Madrid in 1970.

La película será exhibida en estreno mundial el próximo 9 de octubre en La Giornata del Cinema Muto, el primer festival mundial de cine de ese tipo, que se lleva a cabo desde 1982 en Pordenone. "Esta es de lejos la restauración más importante de un filme llevada a cabo en mucho tiempo por George Eastman House", dijo el curador a cargo del proyecto, Paolo Cherchi Usai. "Pensar que un filme mudo de Orson Welles ha estado dormido por más de 30 años en la misma ciudad donde se ha celebrado durante casi el mismo tiempo un gran festival de cine mudo es alucinante", agregó.