PHENOMENA EXPERIENCE: “Desayuno con diamantes” y “Cantando bajo la lluvia”


Aunque no son películas perdidas, ya sabéis que nos gusta informar sobre las noticias referidas a los clásicos, por ello no podemos resistir comentar Phenomena Experience, que nos trae una nueva sesión doble con el mejor cine clásico de todos los tiempos, inmejorables películas de los años 70, 80 y 90 que se han convertido en auténticas joyas cinematográficas y que han marcado nuestras vidas.

En esta ocasión, los que estén en Madrid podrán disfrutar de una doble sesión de autentico lujo el próximo 27 de octubre a las 18:00 horas en los Cines Callao de Madrid, pudiendo volver a ver en pantalla gigante, 35 mm y Banda sonora original, dos excelentes títulos: “Desayuno con diamantes” con la maravillosa Audrey Hepburn y “Cantando bajo la lluvia” con Gene Kelly.


El CDAN de Huesca inaugura su espacio de conciertos con el ciclo 'Cine mudo y humor'


El Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) de Huesca abrirá la programación de su nuevo espacio de conciertos con el ciclo 'Cine mudo y humor', en el que se proyectará la película 'El cameraman' de Buster Keaton. Además de la música en directo del pianista Jaime López, músico del conservatorio profesional de danza de Zaragoza.

El ciclo, fruto de la colaboración entre la Fundación Beulas y Zingla Música, continuará el 9 de noviembre con 'Relámpago' de Harold Lloyd, y el 21 de diciembre, con la proyección de 'Show People' de King Vidor.

La iniciativa de unir el cine y los conciertos en directo se pone en marcha con el objetivo de "acercar el centro y las artes al público en general a través de la música y de las obras que se exhiben en las exposiciones del museo".

Además, buscan convertirse en un punto de intercambio de experiencias entre profesionales de distintas disciplinas artísticas, 'como un espacio activo para la experimentación y la creación', así como ofrecer sus instalaciones para que los autores muestren sus proyectos acabados o que estén en fase de construcción.

Se estrena en Pordenone ‘Too much Johnson’ de Orson Welles



Se acaba de estrenar en las Jornadas del cine mudo de Pordenone (Italia)  ‘Too much Johnson’, descubierta hace un año por los responsables del cineclub Cinemazero, de Pordenone, que se dieron cuenta de que aquellos rollos malolientes que guardaban en el sótano eran el santo grial del cine. Habían llegado allí desde el almacén de una empresa local de mudanzas. 

Se trata de 66 minutos de imágenes a velocidad acelerada, una pantomima rica de persecuciones, equívocos, vaivenes, piruetas, patadas, caídas, carreras, miradas furiosas, abrazos robados y gestos exasperados típicos de las comedias mudas. “No es una obra maestra, ni una película. Pero contiene en ciernes los elementos que impregnan la producción de Welles”, evalúa Paolo Cherchi Usai, entre los fundadores del festival de Pordenone.

Orson Welles (1915-1985) rodó Too much Johnson cuatro años después de The hearts of age —un cortometraje bastante rudimental, casi un ejercicio, realizado con sus amigos para tomar el pelo a las obras de la vanguardia europea como El gabinete del doctor Caligari— y tres años antes de su debut en Hollywood con Ciudadano Kane. En 1938, el artista vivía en Nueva York y gozaba de cierta fama. Se dividía entre sus populares programas de radio y la gestión del Mercury Theatre. Pensó llevar al escenario una farsa escrita en 1984 por William Gilette. La trama es un embrollo de diálogos, cambios de personalidad, traiciones y celos. Para acortar los diálogos permitiendo al espectador seguir la historia, Welles pensó rodar una película muda dividida en tres partes, así como un prólogo que debía proyectarse antes de cada acto.

El rodaje tuvo lugar a principios de agosto, en un mercado de carne y verduras de Manhatthan. Augustus Billings, interpretado por Joseph Cotton, es el amante de Clairette, que le conoce como Mr. Johnson. El marido de ella casi les pilla en faena y empieza a perseguirle por los tejados de la ciudad. Una muchedumbre de ciudadanos curiosos siguió la filmación: “Estaban preocupados. Una semana antes del rodaje, un señor se había tirado de aquel tejado. Llamaron la policía. Welles tuvo que interrumpir su trabajo, bajar y explicar que Cotten no tenía manías suicidas, sino que estaban rodando una cómica a la vieja manera”, le cita Cherchi Usai.

Welles abandonó el proyecto y nunca terminó el montaje: los derechos cinematográficos de la pieza ya estaban vendidos y el teatro elegido para el estreno, el Stony Creek de Connecticut, no estaba equipado como sala de cine. Too much Johnson se quedó en un espectáculo de teatro. Ni siquiera obtuvo críticas positivas. Pero Katharine Hepburn fue a verlo y se quedó tan fascinada con Joseph Cotten, en un personaje ligero, que lo contrató para Historias de Filadelfia. El papel de Cotten en Broadway pasó a Cary Grant cuando la obra se trasladó a la gran pantalla.

Le Giornate del Cinema Muto, 32a edizione



Las Jornadas del Cine Mudo de Pordenone ha inaugurado su XXXII edición con un film español y moderno, rodado el año pasado, "Blancanieves" de Pablo Berger.

¿Cómo es esto posible? Pues bien, porque respeta una regla de oro del festival de Pordenone, la de ser totalmente muda. Pablo Berger empleó ocho años para convencer a los productores de financiar una película completamente muda sino que además la filmó en colores y en postproducción se los quitó dejándola en blanco y negro.

La película fue ganadora del Premio Especial del Jurado y de la Concha de Plata a la mejor actriz a la española Maribel Verdú del Festival de San Sebastián de 2012, la película consiguió además 10 Goyas, equivalente español de los Oscar norteamericanos, incluidos los del mejor filme, guión, actriz principal y emergente (Macarena García), fotografía, música, canción, escenografía, vestuario y maquillaje y peinado. También fue la candidata española al Oscar en el mejor filme extranjero, aunque no lo consiguió.

En la misma jornada se proyectó la coproducción argentino-norteamericana "Una nueva y gloriosa nación" de Albert S. Kelley que se exhibirá en la versión reducida norteamericana con letreros en inglés, "The Charge of the Gauchos", única sobreviviente de un filme que se creía perdido para siempre. La versión que se vio en Pordenone la acción está centrada en la figura del prócer argentino Manuel Belgrano, creador de la bandera de ese país, interpretado por un vetusto galán de principios del mudo, Francis X. Bushman, por ese entonces de 45 años y cuya filmografía de 226 títulos espacia desde 1911 a 1966. Cornelio Saavedra, Balcarce, el virrey Cisneros, Mariano Moreno, Martín Rodríguez, Castelli, French y Berutti son algunos de los que aparecen en la película pero siempre vistos en calidad de comparsas de westerns.

El filme fue un sueño del productor y distribuidor argentino de origen vasco Julián Ajuria que escribió el argumento original y que seguramente debería ser más serio que el que planeó William C. Clifford, un parsimonioso artesano que con esta obra se despidió del cine tras haber colaborado en casi diez años en otros cuatro títulos, hoy totalmente olvidados.

En efecto, "Una nueva y gloriosa nación" se estrenó en el teatro Cervantes de Buenos Aires el 10 de mayo de 1928 y fue la película nacional más taquillera del cine mudo pero al cabo de dos años, el sonoro la enterró en el olvido y el único recuerdo que queda de ella es esta versión en inglés.

Pordenone dedica, además, un ciclo de tres programas documentales dedicados a la Revolución Mexicana con filmes apenas restaurados por la Universidad Nacional Autónoma de México gracias a fondos expresamente suministrados por el gobierno nacional.

Otros eventos son sendas retrospectivas del cine sueco y ucranio de los años veinte, de la actriz húngara Anni Ondraková (rebautizada Anny Ondra) y del director alemán Gerhard Lamprecht.



La reseña se concluirá el 12 de octubre con una versión restaurada de "The Freshman" (El crack) de Fred C. Newmeyer y Sam Taylor con el cómico Harold Lloyd (1925) con una nueva partitura de acompañamiento, compuesta y dirigida por Carl Davis.