2014, el fin del cine en celuloide



Las distribuidoras han marcado el 2014 como el año del apagón analógico cinematográfico.

Paramount Pictures ha puesto ya el punto final a las copias fílmicas de celuloide, 20th Century Fox y Disney harán este año. Anchorman 2, de Adam McKay, fue la última película de Paramount que se comercializó en copias fílmicas en 35mm. El lobo de Wall Street, de Martin Scorsese ha sido la primera producción íntegramente distribuida en digital en todo el mundo, y ahora parece posible que 2014 sea, al menos en los Estados Unidos, el año en que se produzca el definitivo final de la mayoría de los proyectores de 35 mm.

El fin de una era, los puristas del cine siguen creyendo que el celuloide es el mejor sistema para rodar. Pero el factor económico es, como siempre, muy importante. Algunas películas en el sistema tradicional pueden costar hasta 2.000 dólares, mientras que una copia digital no supera los 100 dólares, algo que además favorece la tecnología en 3D. Solo el 8% de los teatros proyectan filmes en 35 milímetros exclusivamente, por lo que su extinción parece cosa de tiempo.

"Despertar en el infierno", una película perdida y recuperada


"Despertar en el infierno", con el título original de Wake in Fright (Outback), es una película de Ted Kotcheff estrenada en 1971 y que ha estado perdida durante años, hasta que un productor australiano, Anthony Buckley, que tras una búsqueda de una década la localizó en un almacén de Pittsburgh, dentro de un contenedor que tenía la leyenda "para destruir". 

John Grant, un excelente profesor que llega a una ciudad de mineros situada en un inhóspito desierto, decide pasar allí la noche antes de coger un avión para Sydney. Pero pasan cinco noches y parece que Grant se está acercando poco a poco a la autodestrucción. Cuando los efectos del alcohol empiezan a distorsionar su percepción de las cosas, surgirá un aspecto de su personalidad muy poco agradable, que se traduce en un gran desprecio por sí mismo.

La recuperación de esta película perdida y su posterior re-estreno fue uno de los acontecimientos cinematográficos más importantes de los últimos años. Considerada a día de hoy una obra maestra australiana, parece increíble que pudiera haber sido dada por desaparecida.